El Blog de Heredaria

En nuestro blog podrá encontrar información acerca del funcionamiento de las herencias y testamentos en el País Vasco.

¿Cómo se divide una herencia?

A la hora de repartir una herencia, en el Derecho Civil común, deberemos saber que existen diferentes ‘partes’ diferenciadas entre sí, las cuales habrán de respetarse:

  • En primer lugar podemos hablar de la legítima estricta, que es aquella porción de bienes designada por Ley a los herederos. Esta parte, que supone ⅓ del caudal relicto, se ha de dividir por igual entre todos los herederos. Así lo establece el artículo 806 del Código Civil: Legítima es la porción de bienes de que el testador no puede disponer por haberla reservado la ley a determinados herederos, llamados por esto herederos forzosos.
  • En segundo lugar encontramos la legítima amplia, también conocida como tercio de mejora, y comprende ⅓ de la herencia. Se trata de aquella parte que puede servir para mejorar a uno o varios herederos concretos; por tanto, esta parte de la herencia no es obligatorio que se reparta en partes iguales. El Código Civil, en su artículo 823, define este concepto de la siguiente forma: El padre o la madre podrán disponer en concepto de mejora a favor de alguno o algunos de sus hijos o descendientes, ya lo sean por naturaleza ya por adopción, de una de las dos terceras partes destinadas a legítima.

Todo ello sin perjuicio del derecho a usufructo que tendría el cónyuge viudo, como señala el artículo 834.

  • Por último, encontramos el tercio de libre disposición, que es aquella parte de la herencia de la que el testador puede disponer libremente, sin necesidad de que esos bienes sean destinados a los herederos. Al respecto de esta última parte de la herencia, el artículo 808 del Código Civil señala lo siguiente: Constituyen la legítima de los hijos y descendientes las dos terceras partes del haber hereditario de los progenitores. Sin embargo, podrán estos disponer de una parte de las dos que forman la legítima, para aplicarla como mejora a sus hijos o descendientes. La tercera parte restante será de libre disposición.
¿Cómo se divide una herencia? 1

Caso de reparto de herencia

Vamos a poner un ejemplo:

Una persona fallece dejando 300.000 € y tres hijos, A, B y C.

Un tercio de la herencia (100.000€) se deberá repartir obligatoriamente a partes iguales entre sus tres hijos, constituyendo la legítima estricta. Otro tercio de la herencia, el tercio de mejora, (100.000€) podrá servir para mejorar a uno de sus hijos. Si nada se dijera al respecto, entonces  se dividiría también a partes iguales entre los tres hijos. Por último, el tercio de libre disposición (100.000€), iría destinado a la persona o personas que quisiera el testador, en este caso, a un amigo.

Para que se pueda conocer cuál era exactamente la voluntad del fallecido es imprescindible que exista testamento, pues es el documento donde se dejan plasmados sus deseos con respecto a cómo quiere que se repartan sus bienes. Por eso es tan importante otorgar testamento, ya que ayuda a conocer la voluntad del testador y simplifica los trámites de la herencia.

También habrá que tener en cuenta, a la hora de repartir la herencia, si nos encontramos ante alguna de las Comunidades Autónomas que poseen un derecho foral o especial. Estas Comunidades Autónomas pueden regular de forma distinta algunas cuestiones sucesorias; la legítima, por ejemplo, puede variar; asimismo existen diferencias con respecto a la desheredación de los hijos, el usufructo del cónyuge viudo, etc.

Es importante que, tanto si la herencia se reparte por medio de un testamento como si no lo hay, se cuente con el asesoramiento de un abogado desde el primer momento. Como vemos, las herencias pueden tener cierta complejidad y hay muchas cuestiones a tener en cuenta, por lo que será fundamental contar con asesoramiento profesional durante todo el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba